lunes, 27 de julio de 2009

EL ÉXITO DE VIGO EN LA PRENSA

·
Para celebrar el lleno y el éxito de nuestra banda favorita en el auditorio vigués de Castrelos, recogemos dos artículos sobre este último concierto en España que estamos seguros os resultarán muy agradables de leer.

Más de veinte mil gargantas cantan a coro con Keane
Ver artículo original

Más de veinte mil gargantas cantan a coro con Keane

La banda inglesa llena el parque de Castrelos en la primera gran cita del verano vigués

Lorena J. Barral - 18 julio 2009


El Chaplin del siglo XXI no luce bigote ni se cubre con sombreros, pero se viste igualmente de gloria. Al contrario que su antecesor cineasta, el Chaplin contemporáneo se llama Tom, y en escena se desmarca con su voz. El cantante lidera una de las bandas musicales con más prestigio en el panorama internacional, Keane, que ayer inició la ronda de conciertos del verano vigués con una buena marca: más de 20.000 personas llenaron el auditorio natural del parque de Castrelos en la primera gran cita de las Festas do Cristo.

El vocalista Tom Oliver Chaplin, el compositor y pianista Tim Rice-Oxley y el batería Richard Hughes proceden del sureste de Inglaterra. Hace unos años, el grupo decidió prescindir de la guitarra, instrumento clave y que le valió la fama a grandes hitos del rock, y no por ello renunciaron a hacer ruido, metafóricamente hablando. Ayer, en Castrelos, volvieron a colgársela.

En lo sonoro, su acústica se ajusta a un género que se mueve entre el pop alternativo y el piano rock, ese gran desconocido que se vistió de gala con Keane como embajador. El aforo completo del anfiteatro de Castrelos se vaticinó meses atrás, cuando el conjunto se confirmó como uno de los platos fuertes del programa de fiestas estival.

Las expectativas se cumplieron y a las casi 4.000 personas que custodiaron el escenario desde las butacas hay que sumarle las que pusieron el oído desde fuera. En el parque, libre de la venta de localidades, algunos guardaron sus sitios horas antes al concierto para no perderse las joyas de la discografía de los ingleses.

Keane sorprendió con temas de su último álbum, Perfect Symmetry, nombrado el pasado diciembre mejor disco del año por Q Magazine y Q radio, y con otros sencillos de discos anteriores que escalaron lo más alto de las listas de ventas. El público, procedente de diversos puntos geográficos de la península, se atrevió con el inglés y no bajó el ritmo en las casi tres horas de espectáculo.

TELÓN DE FONDO

Lejos del envoltorio comercial de la firma cabeza de cartel, el entrante a la banda fue el grupo baionés de música indie pop Niño y Pistola. Los teloneros fueron recibidos con la cabeza bien alta al jugar en casa, aunque sin llegar siquiera a empatar en simpatía con los visitantes ingleses.

Después de la buena aceptación de los primeros invitados a Castrelos, el listón queda muy alto para los próximos músicos que se acercarán a la ciudad olívica. Entre los más esperados figuran La oreja de Van Gogh, Carlos Baute –que actuará en compañía de la cantante Marta Sánchez–, el recuperado Juan Perro, Los Secretos o Ainhoa Arteta. Hay un nombre propio que asusta tanto como el de Keane: Leonard Cohen.

Keane convierte Castrelos en pista de baile
Ver artículo original

Keane convierte Castrelos en pista de baile

El grupo inaugura los conciertos de verano de la ciudad olívica con un directo cargado de energía y guitarras incluidas

M. Mato - 18 julio 2009


No podían esperar a tocar en el "asombroso" Auditorio de Castrelos –según las palabras del batería Richard Hughes–; ni su público lograba contener la emoción de verlos a escasos metros empezando a hacer cola para entrar en el recinto desde media tarde. Los británicos Keane llegaron, teloneados por los gallegos Niño y Pistola, para demostrar que el cambio de rumbo de su música, con la incorporación de las guitarras y la invitación al baile, le ha hecho un gran favor a una banda que ya de por sí era perfecta.

Después de tres años esperando por ellos tras cancelar su gira por la estancia en un centro de rehabilitación del cantante Tom Chaplin, el público pudo comprobar en Vigo (como ya lo había hecho a media semana el de Ibiza) que la banda vive un momento dorado, enérgico, sin sombra de la palidez del pasado. La muestra, los miles de brazos erguidos en Castrelos, los miles de pies que botaban y danzaban en la improvisada pista de baile que poco envidió al directo de años atrás de los Artic Monkeys o del mismísimo Jamiroquay.

Canciones como "Everybody´s changing", uno de los himnos de su primer y exitoso disco Hopes & Fears, sonaron como nuevas con un ritmo rabioso de batería y guitarra, sin dejar lugar a las lágrimas que antes suscitaban, como si un rayo de luz arrasara con la oscuridad a la que antes trasladaban.

Pero antes de este tesoro musical, Keane prefirió arrancar el directo con el tema The lovers are losing, que el cantante acabó de tocar subido a un bafle. Tras la canción, Tom soltó un ¿como estades?, en gallego, que provocó los gritos del público para señalar después el" increíble sitio" en el que estaban tocando. Su primer saludo al público terminó dando gracias a Vigo por tenerlos esta noche, al tiempo que expresaba su seguridad de que el público cantaría una a una todas sus canciones a lo largo del concierto.

Tras la primera canción, le siguió Everybody´s changing a la que dio paso el tema Bend and break de su primer álbum, donde nos invitó a encontrarnos en el otro lado, en la luz, en la mañana cuando nos despertemos, versos que fueron coreados a la perfección por el público, que también respondió al son de Strangers y de Again and again, donde Tom pidió que nos diesen algo con lo que soñar y que nos facilitasen la mitad de la pastilla más agria del mundo.

Tras esta inmersión en el último álbum toco el turno de This is the last time, otro de los himnos del grupo para enlazar con el sonido setentero de Spiralling uno de los singles de su último CD Perfect Symmetry, donde pidió a los asistentes que alzasen las manos.

El resto del concierto transcurrió en un recorrido de los tres discos parando ya en temas míticos como Atlantic (que abría su segundo disco) o Bedshaped para incluir la versión de The Queen Under pressure. Keane cumplió con las expectativas, con una comunicación total con el público salpicada con gritos de "Vigo" y "Graciñas".

No hay comentarios :

Publicar un comentario